Apuntes de medicina tradicional, Tomo I – Fernando Cabieses

La cosa empezó así: en 1950, recién llegado de mi larga estadía en Filadelfia donde estuve especializándome en Neurología y Cirugía Cerebral, el maestro Juan B. Lastres, notable profesor de San Fernando, me pidió muy afablemente que realizáramos juntos la tarea de desentrañar el problema de las trepanaciones craneanas que los antiguos cirujanos peruanos habían realizado en los albores de la civilización andina. Un historiador y un neurocirujano, dijo él, deberían ser capaces de encontrar el hilo de la madeja en este asunto que tanta imaginación calenturienta había ya despertado.

El resultado tuvo, como siempre, un aspecto público y una faceta oculta. Se publicó el libro “La Trepanación del cráneo en el Antiguo Perú”‘, como un homenaje póstumo a la prematura muerte de DonJuan. Fue leído, celebrado y discutido. Pero la huella escondida era profunda: había dejado en mí un pertinaz deseo por saber más y más sobre la medicina del Antiguo Perú.

En el estudio clásico de la historia de la medicina, cuando uno lee a Hipócrates y Galeno; a los revolucionarios médicos del Renacimiento como Paracelso, Paré, Vesalio; y de la ilustración: Sydenham, Leenwenhoek, Harvey…; en fin, cuando uno lee la historia de las ideas, mira por lo general los sucesos del pasado como en un interesante caleidoscopio que muestra imágenes de .los grandes genios, de sus triunfos y errores, de sus glorias y vicisitudes; y aprende así de ellos a pensar y repensar en la búsqueda continua de la verdad.

Así lo hice, rebuscando en las nutridas bibliotecas de los maestros Lastres, Weiss, Monge, Paz Soldán. Pero simultáneamente, mi trabajo continuo y arduo en el hospital, me puso en contacto íntimo con lé:’ biografía de cada paciente y me exponía permanentemente a la existencia deslumbrante de un Perú escondido más allá de los pasillos del nosocomio y más allá de las escuetas historias clínicas. Me llevó esto pronto a la conclusión de considerar que la historia relatada por los cronistas en enmohecidos y apolillados libros estaba allí viva en las creencias médicas de aquel hombrecillo del campo en la cama número tantos o de aquella viejecita en el pabellón equis. Historia viva, indeleble, tercamente enraizada en el acontecer diario del Perú profundo de Arguedas, de Víctor Raúl y de Mariátegui… La historia seguía invariable, refugiada en los largos siglos de marginación, de ignorancia detrás de una brecha negra que separa la medicina académica, que yo he seguido ejerciendo, de un sistema médico que hasta hoy, medio siglo después, constituye el auxilio de un abrumador porcentaje de la población peruana.

Y así fui tomando apuntes, interesado siempre en lo que hay detrás del síntoma; en lo que bulle más atrás de la conversación formal a la cabecera del paciente que llegó al hospital moderno amparado por el creciente desarrollo de la salud pública. y fui al campo y a la aldea, y visité los barrios marginales de las ciudades gigantescas, y pregunté y leí y cultivé la amistad de antropólogos y de políticos y de historiadores. Y miré las plantas que Don Augusto Weberbauer me había enseñado a amar, y martillé en mi mente los latinajos, y supe de las fórmulas químicas que desenredó ante mí Don Víctor Cárcamo y cultivé la amistad de los Ferreyra…

Todo eso es historia, verdades. Pero todo eso es sabiduría vigente hoy en la aldea y en el valle y en la jungla fértil. De eso tratan estos apuntes rescatados ahora de papeles sueltos y apolillados, de notas mil veces olvidadas, de dibujos esenciales, de frases sueltas que encerraron alguna aventura de la mente fatigada en las insomnes noches del hospital, atrapado entre cráneos traumatizados y aneurismas cerebrales, entre cefaleas y lumbalgias, entre antibióticos y substancias psicoactivas. No hago sino transcribir lo que alguna vez escuché, contemplé asombrado o miré incrédulo o irónico y a veces dibujé aburrido…

Formato:  pdf Comprimido:  No Peso:  1.54 MB Lenguaje:  Español

Sin comentarios.

Deja tu Comentario